Novedades sobre el sistema educativo

Posted in Pensamientos no natos de Rocamadour on 11, mayo, 12 by La aceituna balsera

      Me encuentro a mi buen amigo 0…, un viejo aventurero levantino que navega entre Buenos Aires y París y cuyo centro relativamente fijo está en Madrid. Lo hallo melancólico, con una cara larga y triste. Con el cambio de régimen, sus negocios flaquean. Le pregunto por sus hijos.
    Cuando la política de un país se agita, suele aparecer sobre la tierra, de un modo visible, una cantidad de aventureros superior a la de una época normal. Y considerando que, como parece probado, en este oficio la información es importante, esta clase de personas suele acercarse a los periodistas pensando que algo saben. En general, no saben nada, porque todo en la vida es legendario, oscuro e inaprensible. Saben más de política las personas leídas que sienten curiosidad por lo que pasa y dotadas de intuición, claro.

– He cambiado su educación – me dice mi amigo con vivacidad-. Vivimos una época, estamos en un país, las cosas tienen tal tendencia a endurecerse, que hay que estar preparado para todo lo que pueda venir.
– ¿Consideraría una indiscreción -añado yo- si le pregunto cuáles son los principios en los que basa su nuevo sistema educativo?
– En absoluto, seguro que me comprende -me responde-. Primero, les hago aprender idiomas, porque creo que conviene que mis hijos sepan pedir dinero a la mayor cantidad posible de seres humanos, y dando las máximas facilidades a estos seres.
– Me parece bien orientado.
– Mi segundo principio consiste en hacer que aprendan a tocar un instrumento portátil, ocarina, flauta, violín, clarinete o armónica, porque nunca se sabe qué necesidades inmediatas pueden sobrevenirle a uno…
– El principio me parece excelente…
– Finalmente, mi sistema comporta unos ejercicios prácticos. De vez en cuando, reúno a mis cinco hijos en casa y tiro un duro al aire. Si el duro llega al suelo sin que ninguno de ellos lo haya cogido al vuelo, los pongo a pan y agua y no los dejo salir.
– ¿Me permite una pregunta?
– Las que desee.
– ¿Ha tenido que castigarlos muy a menudo?
– ¡Jamás, por el momento! Cogen la moneda con una agilidad pasmosa.
– Sus hijos saldrán adelante.
– Eso espero. Mi sistema educativo es excelente para los tiempos que corren. Forma a la juventud…

      Nos despedimos -por mi parte, encantado.

Madrid. El advenimiento de la República.
Josep Pla

Ilustración de Ralph Steadman.

El mundo exterior y otras deliciosas infamias

Posted in Pecios on 18, noviembre, 11 by La aceituna balsera

Siguiendo nuestra última tendencia de usar contenidos ajenos para rellenar grandes espacios de tiempo, mejor que entradas estériles de creatividad, y con el consabido aporte de visitas que esto supone para nuestro ego, ésta vez continuamos con el surrealismo, del que nunca nos hemos desligado, y presentamos un cortometraje que lleva ganando numerosos premios y está hecho con la mala leche y el humor negro de un irlandés afincado en Los Ángeles llamado David O’Reilly. Se trata de un corto de animación de 15 minutos que no tiene nada que ver a lo que estamos acostumbrados; donde se suceden múltiples historias, muchas de ellas rozando el absurdo y otras cayendo de lleno en él pero atacando al corporativismo, la violencia y los estilos de vida. Ojo a las lecciones de piano o a un Pikachu con una careta de Mickey Mouse sin desmerecer el episodio del frisbee asesino.

Y para los no anglo-oyentes aquí tenéis la versión subtitulada al castellano con algo menos de calidad: El mundo exterior.

Y como estamos algo generosos o quizás ya desquiciados por esta inmunda crisis que están controlando inefablemente los mercados os dejo aquí otro estupendo cortometraje en el clásico ofertón del 2×1. Está dirigido por tres franceses (François Alaux, Hervé de Crecy y Ludovic Houplain) y ha ganado prestigiosos premios incluído el Oscar al mejor cortometraje animado del 2009. Se llama Logorama y según cuentan tiene insertados más de 2500 logos (a ver quien se atreve a corroborarlo). Otra paranoia más para no ir al McDonald si salís este fin de semana. ¡Pobre Fido Dido atropellado!

Y como no la versión original en mejor calidad para el coleccionista recopilador: Logorama

Die Schneider Krankheit

Posted in Pecios with tags , on 22, octubre, 11 by La aceituna balsera

 
 

Cortometraje escrito y dirigido por un tipejo llamado Javier Chillón, que tiene toda la pinta de ser un chiflado de las aceitunas.

Descubrimiento histórico

Posted in Pensamientos no natos de Rocamadour with tags , , on 10, octubre, 11 by La aceituna balsera

 

Biólogos y antropólogos de todo el mundo se encuentran sumidos en el desconcierto desde que en el día de ayer aparecieran los restos de lo que parece ser una especie humanoide poco estudiada y probablemente extinguida a finales del siglo pasado. El cuerpo sin vida se encontraba, según fuentes cercanas a la policía, en el interior de un Seat Panda del 82 de color blanco hallado en un descampado en las inmediaciones del estadio de Monjuic, en Barcelona, en el que todo indica debió quedar atrapado contra su voluntad, a juzgar por los signos de lucha encontrados en sus manos. El cuerpo muestra un aspecto similar al de nuestra especie aunque con diferencias morfológicas que apuntan un origen desconocido. Se trabaja con la hipótesis de que fuese encerrado en el vehículo y abandonado a su suerte, donde debió sufrir sus agónicas últimas horas. El buen estado de los restos señala que el individuo podría poseer alguna extraña propiedad parecida a la incorruptibilidad, por lo que los más arriesgados ya han declarado que podría tratarse del último ejemplar conocido de político honesto.

 

 

El café quita el sueño…

Posted in Entre la vigilia y el sueño with tags , , on 29, septiembre, 11 by La aceituna balsera

Café con leche. Llevo toda la noche soñando que me quemo la garganta. Toda la noche sintiendo que una fina capa de mi paladar blando se desprende y cae sobre mi epiglotis. Ronquido. Es el ruido que provoca el paso del poco aire que pasa a través de esa masa epitelial que ahora tapona mi tráquea. Me arde la boca, me duelen hasta los dientes. “Señora Pilar, por favor, un café con leche”. Dudo que llegue a despertar, dudo siquiera que esté durmiendo. “No, da igual, así está bien”. Otra vez olvidé pedir la leche templada. Me abraso, me duele. Joder, me he quemado la lengua. La última puta vez que me tomo un café y no pido la leche fría. Ronco y me quemo. Que manera más tonta de empezar un día o no acabar un sueño.

 

Disfraz de tigre

Posted in Bemoles y sostenidos with tags , on 17, septiembre, 11 by La aceituna balsera

 

Mariscada Completa

Posted in Entre la vigilia y el sueño on 19, mayo, 11 by La aceituna balsera

Enemigos del sentido común, vuestra demagogia obliga a declararme en rebeldía y exponer claramente, argumentando con fundamentos sencillos e irrevocables, las razones de por qué los calamares, las sepias y los pulpos también son marisco. Sé que son muchas las voces que durante largo tiempo han excluido a este grupo de animales comestibles y les han relegado a un limbo, donde cohabitaban con alimentos de dudosa procedencia como el kétchup, las golosinas o las salchichas Frankfurt. Pero es hora de dejar las cosas claras y detener esta sinrazón que condena injustamente a esos deliciosos invertebrados a sentirse extranjeros en su propia tierra. Porque no cabe duda que son marisco, que lo son y lo seguirán siendo, mal le pese a todos aquellos clasistas que han tergiversado la historia en pro de no sé qué oscuras intenciones. Porque marisco es todo aquel animal marino invertebrado comestible, y en esta definición caben por tanto los crustáceos, los moluscos y los cefalópodos comestibles, e incluso si me apuras y llevas muchos días sin comer, el pepino de mar. Y sí, cefalópodos son los calamares, y también los pulpos, y por supuesto las sepias, y si nos ponemos etimológicos podríamos considerar que dentro de este grupo cabe hasta Mr. Potato. Y entonces, si nos atenemos a esta escueta y sencilla definición, podemos seguir pensando lo que queramos sobre qué tipo de marisco nos gusta más o menos, o cuando hay que comerlo, o con que hay que acompañarlo,  pero lo que ya no se podrá permitir es el linchamiento gratuito y la exclusión de los cefalópodos. POR LA DEFENSA DE TODO EL MARISCO, NO MÁS CEFALOPODOFOBIA.