Archivo para noviembre, 2008

Es natural…

Posted in Entre la vigilia y el sueño with tags on 24, noviembre, 08 by La aceituna balsera

 

Un día tras otro, en esta ciudad, paraguas en la mano para todo y sigue sin inventarse el impermeable electromagnético-ionizante. Nubes con sobrepeso, llueve horizontal una vez más, y hoy, por hacerlo diferente, comienza improvisadamente a granizar;  De un modo inevitable aumenta la sensación de frío por  efecto acumulativo. Frío en los pies entumecidos, en las manos lentas y torpes, en la punta de la nariz, donde, curiosamente, llueve también por dentro. Moco perenne. Si no fuese por la incesante mutación cromática que el cambio estacional provoca en la vegetación, pensaría uno que la retina está enfermando,  que la vida decidió palidecer hasta adormecerse en un velo gris inamovible que muy poco a poco se va apagando. Se agazapa en su madriguera el instinto explorador, por eso en realidad creó el Minotauro su laberinto. Se te quita hasta la sed, por no abrir el grifo y ver más agua. Sin embargo se llenan los pantanos, se renueva el permafrost y el mundo suburbano del alcantarillado brilla y huele a limpio. Esto, por lo general, no sirve de consuelo, la lluvia no resulta cómoda ni estimula para nada. Llueve sin parar en los últimos dos meses y hoy cayó la gota que colma el vaso…

 

Pioggia a Milano

Anuncios

Tiempo para morir III

Posted in Pecios with tags , on 21, noviembre, 08 by La aceituna balsera
O una bonita manera de pasar las horas muertas…

Se trata del Conjunto de Mandelbrot, uno de los más famosos fractales. Química hipnótica con graves efectos secundarios. Previsualización inversa del “irse alejando”. Metauniverso en expansión infinita, ejemplificación perfecta de exploración exhaustiva del más allá, expresiónsplachpumsexchasspletz!

AVISO IMPORTANTE: Acordarse de respirar y evitar el parpadeo; puede resultar altamente adictivo.

Tiempo para morir II

Posted in Entre la vigilia y el sueño with tags , on 20, noviembre, 08 by La aceituna balsera

PESAR IMPERTURBABLE                                                                                                                                                                                                                                                                                                  

Se fuman los últimos cigarrillos, se cortan las rebanadas,

y para que nadie lo tome por cínica tristeza,

ahoga la araña en vino.

Estás mucho más que sencillamente muerto:

soy un cuenco para tus cenizas,

soy un puño para tu aire desvanecido.

Lo más terrible de la vida

es descubrir su ausencia.                         

Charles Bukowski

Tiempo para morir

Posted in Pecios with tags , on 20, noviembre, 08 by La aceituna balsera

El tiempo es un concepto de difícil definición, que posee como característica relevante que se puede medir y esta medida dependerá de donde se sitúe el observador. La frase “tiempo para morir” recoge implícitamente la angustia de encontrarnos en una cuenta atrás y la subjetividad del suceso lo cual provoca sentimientos dispares sobre la manera de enfrentarse a la vida, esa cuenta atrás. Para algunos observadores la cuenta atrás transcurre muy rápido, para otros muy lento; de ahí la pseudoparadoja de los suicidas: dos personas de la misma edad que acaban con su vida, uno porque se acerca el momento de la muerte y otro porque tarda mucho en llegar. Los dos tienen el mismo tiempo para morir.

tiempo para morir

Pa’ apreciar los colores del otoño

Posted in Bemoles y sostenidos on 19, noviembre, 08 by La aceituna balsera

http://www.goear.com/files/sst/feb07dd59f93219f670568bd8688bb46.mp3″

Encontronazo filosófico a la salida de un bar

Posted in Pensamientos no natos de Rocamadour with tags on 19, noviembre, 08 by La aceituna balsera

¡¡¿Quién está más loco, el loco o el que hace caso al loco?!!

En otoño mejor recordar…

Posted in Entre la vigilia y el sueño with tags on 19, noviembre, 08 by La aceituna balsera

Camino y conservo la calma,

aquí estoy tranquilo.

Cruzo caminos que son de arena.

Vuelvo la vista, ya llega el alba.

Desnudo siento la brisa,

el mar está en calma.