Contra ellos

Son las 6 de la tarde. De nuevo no tengo nada que hacer. Iré a la biblioteca e imprimiré el recibo del pago de la piscina municipal. Me llevaré dos folios. Al llegar recuerdo que para utilizar los ordenadores hay que pedir hora. Entro en la sala y veo que hay uno libre. Me acerco a la ventanilla, donde la bibliotecaria se encuentra en plena disputa con sus uñas, y le comento si es posible usar algún ordenador. Me contesta que hasta mañana ya no hay horas libres. Le digo que solo quiero cinco minutos, pero ella, y a pesar de que hay un ordenador que estará libre hasta dentro de un cuarto de hora, se empeña en burocratizar la situación e intenta convencerme de que lo lógico es que solicite una hora de consulta y esperar mi turno como hace todo el mundo. Insisto en que no necesitaré más que un rato y que cuando venga el siguiente me marcharé. A regañadientes acepta mi propuesta. Intento relajarme e incluso le agradezco el gesto.

Ya en la sala lo primero que hago es poner mis dos folios en la impresora. Al sentarme escucho que la imprenta empieza a funcionar. Me levanto y veo que en mis dos folios se ha impreso el trabajo de alguien de la sala. Pregunto de quien es y una chica que está sentada enfrente mío contesta que es suyo, pero que no lo quería imprimir. Parece ser que ha dado al botón de imprimir varias veces y no ha cancelado el trabajo restante. Le pido que lo cancele mientras ella habla con otra chica. Me dice que sí. No tengo más folios pero intentaré imprimir en el reverso. Al de la piscina no creo que le importe. Al colocar de nuevo los folios la máquina empieza a trabajar y compruebo como otra vez se imprime lo mismo. Esta vez me quedé sin folios. Miro a la chica de enfrente, ni siquiera ha escuchado el ruido de la impresora. La llamo. No me escucha. Me acerco a su lado, interrumpo su conversación y le digo que si ha cancelado el trabajo de impresión. Me dice que no lo sabe, me gira la cara y reinicia su maldita conversación. No tengo folios. Me vuelvo a casa. Ciertamente, de nuevo no tenía nada que hacer…  contra ellos.

 

contra ellos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s